domingo, 5 de agosto de 2018

JAVU ante la Operación Fénix

La Resistencia por años aplicó con esfuerzo el agotamiento de todas las herramientas no violentas para derribar los pilares que sostienen la narco dictadura que rige en Venezuela.


Sin embargo durante el ejercicio de Maduro como líder de la organización criminal que se atrinchera en el poder, la no violencia ha sido respondida con masacres, tortura, represión, persecución y un desproporcionado uso de violencia, al punto de que contra escudos de cartón se usaron fusiles y tanques.


Desde año 2017, La Resistencia Civil es ahora Cívico - Militar. Facciones Policiales y Militares de la Resistencia, se han visto en la obligación de actuar para intentar restaurar el hilo democrático y derrotar a los criminales que con el uso de las armas someten a todo un país, matándolos no solo con con balas, sino de hambre y enfermerdad.


La Plataforma Juvenil de la Resistencia JAVU, no asume la autoría de los hechos, porque ninguna facción civil de la Resistencia está autorizada para ejercer funciones que solo competen a Militares y Policías organizados dentro de la Resistencia. Algunas facciones civiles de la Resistencia, que han sido señalados como autores, en esta operación han sido solo comunicadores y asumen como suya porque se sienten y en definitiva somos, parte de la Resistencia.


Desde JAVU condenamos, no a los valientes miembros de las facciones policiales y militares de la Resistencia que llevan adelante la Operación Fénix. Sino a los hipócritas, que sabiendo la amenaza que representa Nicolás para la vida de millones de personas, menosprecian los esfuerzos para ponerle fin a la pesadilla que vive Venezuela.


Lo de ayer no representa ningún atentado,   fue más bien un genuino intento de limpiar el excremento que ensucia a Venezuela y darle paso a la reconstrucción. En el comunicado de la Operación Fénix se describe muy bien el propósito y el sustento constitucional de la operación. Y aunque Civiles y Militares tenemos distintos roles y competencias dentro de la Resistencia, derrotar a la dictadura e instaurar un gobierno transitorio es nuestra meta común.


Saludamos a los jóvenes valientes, que han tenido la difícil tarea de poner las armas de la República del lado de los ciudadanos y no de los narco criminales que tienen el poder. Somos testigos del sacrificio y el precio que han tenido que pagar, y lo complejo y difícil para desarrollar todas las operaciones. 


En Honor a Oscar Pérez, al Capitan Caguaripano, a las decenas de mártires miembros de las Fuerzas Armadas, en Honor a los centenares de las Fuerzas Especiales que hoy son sometidos a Tortura, hoy elevamos las banderas de la República por su valentía y coraje, aún hay valientes dispuestos a arriesgarse por liberar a Venezuela.


Dios, Patria y Gloria

Resistencia Hasta La Victoria 


Juventud Activa Venezuela Unida - JAVU





domingo, 29 de julio de 2018

Universidades Blanco del Comunismo

 El comunismo en Latinoamérica muestra sus garras, dando señales claras de su carácter asesino y amenazante.


Venezuela y Nicaragua, desde hace años en esta época contemporánea, tienen vínculos lamentables. Quizás al principio para el pueblo nicaragüense tenía sensación positiva, al disfrutar de las regalías de la petrochequera que Chavez despilfarro ganando aliados y exportando el modelo socialista (comunismo enmascarado) que Castro dibujo. 


Hoy esa vinculación, similitud, alianza, muestra su terrible naturaleza, el derramamiento de sangre como método para mantenerse en el poder y someter a los pobladores que por "cambio" dieron su voto de confianza, unos tantos años atrás. 


Confiar en el comunismo es el peor error que una sociedad puede cometer, la generación de hoy paga con su vida el grave error de la generación pasada, que teniendo democracia en su momento le abrió las puertas a los delincuentes que someten a los pueblos de Nicaragua y Venezuela.


Allí estaban en la UNAN, los estudiantes rodeados y  siendo blanco de las balas asesinas de los mercenarios de Daniel Ortega, brazos desprendidos, pisos bañados en sangre, jovencitos llamando a sus conciudadanos y a la comunidad internacional a no ser indolentes ante tal masacre. 


Sangre joven que corre en Nicaragua, sangre joven que corre en Venezuela. Mientras nuestros vecinos siguen creyendo que con llamados de atención, y una que otra resolución las almas de estos jóvenes volverán a ocupar los cuerpos sin vida que yacen en cementerios, fosas y lugares desconocidos. 


Pero la muerte de jóvenes no es la única despreciable coincidencia, mientras en Nicaragua atacan a balas a La Universidad Autónoma de Nicaragua, en Venezuela, La Universidad de Carabobo se convierte en el blanco del más triste payaso que la Dictadura de Nicolás Maduro exhibe. Rafael Lacava, pretendido "creador de puentes", ha lanzado una ofensiva contra la Universidad y sus legítimas autoridades, Jessy Divo, Pablo Aure e Ivan Uzcategui, engrosan la lista. Algunos de ellos amenazados, interrogados y calumniados.


Desde la Plataforma Juvenil de la Resistencia JAVU, enviamos el alerta, las universidades son la trincheras del pensamiento libre y el nido de los defensores de la libertad. El ataque simultáneo contra ellas, no es una casualidad, responde más bien a una receta, que debemos enfrentar.


Dios, Patria y Gloria.

Resistencia Hasta La Victoria 


Julio César Rivas 

Presidente Fundador de JAVU 

martes, 15 de mayo de 2018

Diputado Julio César Rivas es aceptado como asilado en los EEUU

Comunicado 

Por medio del presente comunicado, debo informar que formalmente he sido aceptado en los EEUU como Asilado de forma indefinida, debido a las amenazas potenciales que han puesto en grave peligro mi vida y la de mis familiares.


A los carabobeños que he tenido que representar durante estos años, a mis compañeros de JAVU que he tenido que guiar en duras batallas por la libertad de nuestra Venezuela, y a los miembros de Proyecto Venezuela les presento esta nota como una explicación de lo que me ha llevado a tomar esta decisión.


El año pasado, 2017, como los últimos 11 años, estuve al frente de JAVU, liderizando iniciativas de la Resistencia para hacer frente a la Dictadura Criminal de Nicolás Maduro. Desde el inicio de las protestas se intentó neutralizarme con hostigamiento hacia mi y mis familiares, que incluyo el uso de medios, patrullas de inteligencia y hasta declaraciones infames de supuestos opositores que irresponsablemente me ponían en la mira del régimen acusándome de organizar la violencia.


Ya conocía la inexistencia de límites de la dictadura, sobre mi yacen cicatrices de su violencia, fui uno de los primeros en caer en las garras de su persecución, al

ser el primer preso político perteneciente al movimiento joven y estudiantil, en todos estos años vivi detenciones, secuestros y agresiones, sin que eso lograra quebrar mi espíritu. 


Sin embargo, y fue mi respuesta al oficial de asilo que estudió mi caso, una razón hacía la diferencia entre el antes y el ahora, y es mi familia. No puedo vender la esperanza, ni yo mismo tenerla, de lograr el bien para todos, si no soy capaz de garantizar la seguridad, la vida y el bienestar de mi propia familia. Y mi actividad género, porque lucho contra criminales, que la maldad tumbara la puerta de mi hogar y los pusiera en riesgo.


En agosto de 2017, concretado el fraude constituyente, saque a mi familia de Venezuela y entre en la clandestinidad dentro del territorio, enlace y coordine con el valiente inspector Oscar Pérez contactos con la Resistencia Cilvil y con la Resistencia Militar para adelantar acciones de desconocimiento y desobediencia que por orden constitucional todos los ciudadanos estamos obligados a cumplir. 


Establecimos una red de seguridad para la operatividad en la clandestinidad, sin embargo está para mi fue inviable, porque mi responsabilidad en lo civil y dentro el marco de la no violencia, que es lo que me compete, carecía de la posibilidad de las comunicaciones y del necesario contacto para ser efectivo. 


Mis opciones dentro del territorio ya con mi familia a miles de kilómetros se cerraban a opciones que no pude aceptar, mantenerme en un perfil público doblegado por el chantaje de los esbirros o convertirme en un rehén más de la dictadura, silenciado por barrotes y útil como ficha de canje entre una mud traicionera y una dictadura cruel. 


Decidí en septiembre salir del país, y emprender gestiones para cercar con sanciones a la Dictadura de Maduro, contrarrestando voces que trataban  de persuadir  la no aplicación de estas. Fue así y con el apoyo de la Fundación Jarl Hjamarson, que emprendimos una gira en Europa que centró sus objetivos en la presentación de la autoridades judiciales legítimas, hoy en el exilio y el planteamiento de sanciones contra la dictadura y la aplicación del tratado de parlermo.


Luego de esta gira, regresé a los EEUU y decidí iniciar las gestiones para solicitar asilo político. Solicitud que ha sido aprobada formalmente, Gracias a los esfuerzos de la organización HIAS Pennsylvania y la firma de abogados Cozen O'Connor que durante 4 meses juntaron todos los elementos para que en primera instancia el oficial de asilo tuviera todos los elementos que comprueban la inexistencia de condiciones en mi país que garanticen mi vida y la de mi familia.


Este nueva condición me obliga, a estar replegado físicamente, pero no me inhabilita. A lo largo de la historia muchos hombres han tenido que acudir al exilio temporalmente, nuestra propia historia está llena de esos casos, y se, porque trabajo en ello, que cuando llegue el tiempo de volver, lo haré con la convicción de ganar la batalla que aún nos toca librar. 


Dios, Patria y Gloria.

Resistencia Hasta la Victoria 


Julio Cèsar Rivas 

lunes, 15 de enero de 2018

El Comando Nunca Muere

Desde la Plataforma Juvenil de la Resistencia JAVU, condenamos la vil masacre que protagonizaron distintos cuerpos represivos de la dictadura contra compañeros de la facción policial y militar de la Resistencia, agrupada en Equilibrio Nacional y coordinada por el honorable Inspector Oscar Pérez. 


Luego de una filtración, producto de allanamientos y confesiones bajo tortura, lograron dar con la ubicación de este grupo de dignos venezolanos. Y aún cuando existía disposición a entregarse una vez fueron sitiados, la dictadura dio la orden para ajusticiarlos. Todos estos hechos quedaron registrados por material audiovisual grabados por los miembros de la Resistencia como también por funcionarios que sirvieron de esbirros de la dictadura. 


La desproporción con la que se les redujo, con el uso de tanques y misiles, así como el uso de grupos de exterminio coordinados por colectivos criminales, demuestran que esta narco dictadura difícilmente puede ser derrotada por una acción unilateral de la Resistencia sin que la comunidad internacional nos preste el necesario respaldo militar. 


Agradecemos las muestras de solidaridad, que en ese difícil y peligroso momento vecinos del Junquito asumieron, nos avergüenzan los muertos de hambre que formaron parte de los grupos represivos que sirvieron de sicarios, hace días manifestaban descontento por cómo los alimentan, pero aún con esa humillación sirven de herramienta asesina para una dictadura que humilla a Venezuela entera, ese comportamiento sumado a la triste posición de algunos pseudo intelectuales, "periodistas" y artistas, que aunque viven de la farándula y el show, fueron tan inhumanos de banalizar lo que estaba sucediendo, sembrando en nuestras conciencias la duda sobre si vale la pena sacrificar tanto por un gentilicio sobre el que empiezan a resaltar insensibles, burlones, incrédulos y desagradecidos. Gracias a Dios, aún eso no es toda Venezuela. 


Desde JAVU llamamos a nuestras células y comités de Resistencia a ejercer de inmediato repliegue táctico y asumir todas las medidas de resguardo que sean necesarias, para garantizar la operatividad a futuro e invitamos al resto de organizaciones de la Resistencia a hacer lo propio. Es necesario replantear la articulación y el funcionamiento clandestino, mientras logramos acompañamiento internacional.


A Oscar Pérez, Pimentel y los valientes venezolanos que asumieron el desafío a la Dictadura como deber, les debemos todos los honores. Murieron ante un enemigo que los aventajaba en número 7 ante 1000. Sus nombres son cada estrella de la verdadera bandera de Venezuela, que sin duda elevaremos cuando por fin cumplamos el propósito que los llevo a dar el todo.


Dios, Patria y Gloria.

Resistencia Hasta La Victoria.


Juventud Activa Venezuela Unida - JAVU